Solución de Problemas

Selecciona un problema para ver su descripción.
  • Daños mecánicos

  • Daños eléctricos

Contaminación del sistema

Las causas más frecuentes que provocan Contaminación del sistema:

  • Óxidos

    Estos aparecen frecuentemente en operaciones de mantenimiento como en la recarga de aceite.  El aceite posee características oxidantes que con la combinación de aire y agua pueden producir óxidos.

    También se producen óxidos en las tuberías cuando se aplica calor por la soldadura en la presencia de aire.
    Esto se puede evitar descomponiendo el aire dentro del tubo con gas inerte, tal como nitrógeno seco, antes de aplicar el calor.

    Los óxidos se podrán eliminar instalando un filtro de aspiración antes del compresor, que retendrá estos elementos evitando así la entrada al compresor.
    Después de la puesta en marcha es recomendable cambiar de nuevo este filtro.

  • “Copper plating”

    Este fenómeno ocurre en 2 fases:

    En la primera el cobre se disuelve en los subproductos de una reacción aceite/refrigerante. La cantidad de cobre  disuelto se determina por la naturaleza del aceite, por la temperatura y por la presencia de impurezas.
    En la segunda fase, el cobre disuelto es depositado en las partes metálicas en una reacción electroquímica.

    Las altas temperaturas son el factor que más acentúa este problema. Un segundo factor para la formación del encobrado es el uso del aceite impropio. Ciertos aceites reaccionan más fácilmente con los refrigerantes que otros, bajo el efecto de altas temperaturas, ocasionando la disolución del cobre.
    Finalmente, la presencia de aire o humedad y otros contaminantes, aceleran la deposición del cobre en las partes como los platos de válvula, bomba de aceite y cigüeñal.

    Para evitar este tipo de problemas es recomendable utilizar el aceite recomendado por el fabricante, analizar y corregir las causas de las altas temperaturas y evacuar el sistema, las veces que sean necesarias, para garantizar la eliminación de aire y humedad. También es recomendable utilizar un filtro secador con un alto poder de absorción de humedad.

  • Humedad

    La presencia de humedad en el sistema, ya sea en aire o agua, puede llevar a otras contaminaciones debido a la formación de oxidación, a la corrosión, a la descomposición del refrigerante.
    El calor excesivo por motivo de la fricción, el encobrado, y el desgaste de las superficies puede estar relacionado a este contaminante.

    La principal fuente de contaminación por humedad la representa el aire introducido en el sistema durante la instalación de las tuberías. Otra forma de introducción de humedad es a través de los aceites inadecuadamente manipulados y usados como sustitutos del aceite original del compresor.

    Sin métodos apropiados de evacuación y deshidratación del sistema frigorífico, una cantidad pequeña de agua o aire es capaz de inducir la corrosión  y acelerar el proceso de formación de otras formas de contaminación.

    La humedad se podrá detectar haciendo un análisis al aceite o utilizando un visor de líquido en la línea de líquido.
    El método más seguro para eliminar la humedad es haciendo una buena evacuación seguida de una rotura del vacío. Se recomienda hacerlo un par de veces utilizando nitrógeno seco.

  • Suciedad

    Materiales extraños, tales como suciedad, flujo de soldaduras o productos químicos en combinación con el aire, producen desequilibrios químicos que provocan la ruptura de las moléculas de aceite. Esto junto las altas temperaturas de descarga del sistema y de las temperaturas de fricción, pueden dar como resultado la formación de ácidos, lodos o una combinación de ambos.

Elevadas temperaturas de descarga

Las causas más frecuentes que provocan Elevadas temperaturas de descarga:

  • Elevadas temperaturas de descarga

    El sobrecalentamiento del compresor y el resultante calentamiento del aceite provocan que el aceite pierda su viscosidad. Cuando esto sucede, el aceite no puede lubricar las partes móviles adecuadamente. La falta de lubricación produce que ciertos elementos, como los cojinetes, se recalienten excesivamente y se desgasten rápidamente, y que el aceite se carbonice.

    Entre las causas más comunes se encuentra un valor alto del ratio de compresión y baja carga de refrigerante. Estos fenómenos provocan un bajo flujo de refrigerante. Como el calor del motor y el calor de fricción producido por un compresor están siempre presentes, cualquier fenómeno que reduzca el flujo de gas refrigerante, a nivel fuera de los límites, provocará un enfriamiento del compresor insuficiente , produciendo altas temperaturas de descarga.

    El aceite pierde viscosidad a temperaturas entre 85ºC y 95ºC, llegando a ocasionar la eliminación de la película protectora y por consiguiente el contacto entre metal-metal que producirá el fallo mecánico del compresor.

    La temperatura de descarga no debe exceder los 125ºC, ya que puede ser perjudicial para el aceite.

    Un alto ratio de compresión se atribuye, generalmente, a problemas con el condensador o evaporador, a un inadecuado control del sistema, o a una combinación de los tres.
    Para subsanar el problema es recomendable verificar la limpieza del condensador y evaporador, control del flujo y temperatura de aire o de agua del condensador y evaporador.

    La baja carga de refrigerante se caracteriza por la presencia de burbujeo del gas en el visor de la línea de líquido, por la baja presión de aspiración y por el gas altamente recalentado.

    Para subsanar el problema es necesario agregar refrigerante en el sistema, previamente será necesario determinar la causa de la pérdida del refrigerante.

Golpe de líquido

Las causas más frecuentes que provocan Golpe de líquido:

  • Retorno refrigerante líquido al compresor debido a una válvula de expansión incorrecta, ventilador evaporador dañado, o filtros de aire obstruidos

    Una válvula de expansión sobredimensionada o con un mal funcionamiento, en el caso de una avería del ventilador del evaporador (incorrecta distribución del aire en la batería) o una obstrucción de los filtros de aire,  puede causar un retorno de líquido y como consecuencia un golpe de líquido.
    Esto ocurrirá cuando el refrigerante líquido desborde la capacidad del evaporador y regrese a través de la línea de aspiración al compresor, como líquido más que como vapor.

    Durante el ciclo de marcha, la inundación del líquido en el compresor puede causar desgaste en las partes móviles a causa del efecto de dilución sobre el aceite y la pérdida de aceite en el compresor. Durante el ciclo de parada, la migración de refrigerante al compresor puede ocurrir rápidamente dando lugar a un golpe de líquido cuando este arranca.

  • Migración de refrigerante

    Es el término utilizado para describir la acumulación de refrigerante líquido en la parte más fría del sistema, es decir el refrigerante condensa en la parte más fría del sistema. Generalmente esta parte suele ser el compresor cuando las temperaturas exteriores son demasiado bajas o cuando son demasiado elevadas, aunque también puede darse en el evaporador.

    La migración se produce principalmente cuando el compresor se encuentra en un nivel más bajo que el evaporador o condensador.
    Para evitar la migración de líquido refrigerante proveniente del condensador es recomendable instalar una válvula de retención en la línea de descarga del compresor. También es recomendable la colocación de un sifón en la entrada del condensador.

    En el caso del evaporador, es recomendable hacer la parada del compresor por recogida de líquido. También es recomendable la colocación de un sifón justo en la salida del evaporador.

    Sin estas precauciones, es muy probable que grandes cantidades de refrigerante líquido retornen a través de la línea de aspiración o descarga de compresor causando un golpe de líquido y la dilución del aceite.

    Es recomendable la existencia de un elemento calefactor en el cárter del compresor. Aunque no será una garantía para evitar este fenómeno, ya que según la cantidad de refrigerante que se encuentre podrá superar la capacidad del elemento calefactor.

  • Retorno de aceite

    El retorno de aceite es igual de perjudicial que el retorno de refrigerante líquido.
    Normalmente sucede cuando las tuberías no están correctamente diseñadas, como consecuencia no habrá un movimiento uniforme del aceite en la instalación provocando una acumulación de golpes de aceite.

    El exceso de aceite provoca una reducción importante de la capacidad frigorífica del sistema, ya que la capacidad de intercambio de calor en el evaporador disminuye drásticamente.

    Hay que tener especial precaución en sistemas de más de un compresor en paralelo o en compresores en tándem.

Lubricación ineficaz del sistema

Las causas más frecuentes que provocan Lubricación ineficaz del sistema:

  • Dilución de aceite

    Es el problema más común, esto se debe a la gran afinidad que tiene con el refrigerante.
    El aceite se puede diluir  excesivamente por el refrigerante durante las paradas prolongadas, haciendo que pierda parte de sus propiedades lubricantes.

    También puede ocurrir, dependiendo del tipo de aceite, que la mezcla aceite-refrigerante se sature causando la separación de los dos fluidos. La mezcla más densa, rica en refrigerante, irá a la parte inferior del cárter, mientras que la mezcla menos densa, rica en aceite, se quedará en la parte superior.
    Cuando  un compresor arranca con un exceso de refrigerante en el cárter, la mezcla rica en refrigerante es succionada por la bomba de aceite. Siendo un excelente solvente, el refrigerante,  remueve la película de aceite de los cojinetes.
    Además, el aceite altamente diluido provoca una espuma que hace perder la capacidad de bombear de la bomba.
    Todo esto ocasiona graves daños a los cojinetes, cigüeñal, cilindros, conjunto pistón-biela.

    Estos fenómenos ocurren por el siguiente motivo; el compresor es el elemento último a enfriarse en la parada y también es el último en calentarse a medida que la temperatura del sistema se eleva.  Por lo que el compresor es la parte más fría del sistema después de varias horas de parada en el equipo. El refrigerante emigrante se recogerá y condensara en la parte inferior del compresor provocando la dilución del aceite por la afinidad entre estos.

    Para evitar la dilución es recomendable utilizar un elemento calefactor en el cárter del compresor, ya que este reducirá la afinidad entre aceite/refrigerante evitando la migración del líquido para el compresor.
    Es importante que la resistencia este calentando el aceite del cárter, principalmente en las paradas prolongadas.

  • Pérdida de aceite

    La pérdida de aceite es muy perjudicial para el cigüeñal y otras partes móviles, ya que no permite un enfriamiento suficiente generando una cantidad de calor excesiva.

    Algunas de las causas más comunes de esta pérdida son; ciclos excesivamente cortos, excesiva espumación del aceite y largos periodos de carga mínima acompañado de un incorrecto dimensionamiento de las tuberías.

    Durante los periodos de ciclo corto, el compresor puede bombear aceite para dentro del sistema en una proporción mayor del que esta retornando. Como resultado obtenemos un nivel de aceite reducido.

    Cuando el aceite hace espuma dentro del cárter, será arrastrado por el gas refrigerante y comprimido dentro del sistema. Si la espumación persiste, el nivel de aceite puede caer.
    La espumación puede ser debida a la dilución del aceite o por la utilización de un aceite inadecuado.

Retorno de líquido

Las causas más frecuentes que provocan Retorno de líquido:

  • Retorno de líquido

    El retorno de líquido se produce principalmente cuando el sobrecalentamiento del gas en la aspiración del compresor tiende a 0K, debido al efecto detergente del refrigerante que es capaz de remover toda la película de lubricación de las partes móviles del compresor. Este fenómeno provocará las roturas de estas partes.

    Cuando el compresor sufre un retorno de líquido, podremos observar que las partes del compresor quedan limpias, es decir, sin rastro de aceite y sin señalas de carbonización.

Conexionado erróneo

Las causas más frecuentes que provocan Conexionado erróneo:

  • Conexionado erróneo (Motores Monofásicos)

    El conexionado erróneo en los motores monofásicos es bastante común. Esto sucede al conectar la fase auxiliar como principal o conectar incorrectamente los componentes eléctricos.

Fallos eléctricos producidos por problemas mecánicos

Las causas más frecuentes que provocan Fallos eléctricos producidos por problemas mecánicos:

  • Fallos eléctricos producidos por problemas mecánicos

    El arrastre del motor es una de las causas más comunes cuando hay problemas mecánicos en el compresor.

    El desgaste del cojinete puede provocar el descentramiento entre el rotor y el estator. Debido a que la holgura entre ellos es muy pequeña, este descentramiento, provoca que el rotor dañe las laminaciones del estator provocando un fallo en el aislamiento de la ranura, lo que provocará un cortocircuito fase-tierra.

    El desgaste de los cojinetes es el motivo principal del arrastre del motor. Esto puede ocurrir por la dilución del aceite o por algún tipo de contaminación del aceite.

    El aceite que contiene partículas en suspensión puede llegar al motor por la tubería de aspiración causando daños a este.

Falta de fases

Las causas más frecuentes que provocan Falta de fases:

  • Falta de fase

    En un motor trifásico, la falta de corriente provoca que este actúe como un motor monofásico.  Esto implica que las otras 2 fases trabajen con una corriente excesiva. Si no hay ningún protector que apaga el motor las 2 fases se quemarán rápidamente.

    Puede ocurrir que una de las fases se recaliente antes que la otra y una de ellas no se llegue a quemar.

Quema completa

Las causas más frecuentes que provocan Quema completa:

  • Quema completa

    Ocurre por ejemplo cuando hay una falta de fase en una de las fases.
    Cuando el motor esta parado es cuando hay más posibilidades de que el motor se queme completamente. Esto es debido a que en el momento que se energiza, las demandas eléctricas y físicas sobre el bobinado son mayores. Si en este momento la tensión es baja o el compresor esta bloqueado mecánicamente, el compresor se quemará a no ser que el protector del motor actúe en un tiempo muy corto.

    Otra de las causas más comunes es un inadecuado enfriamiento del motor debido a un bajo flujo de los gases de aspiración.

    En los ciclos cortos también se produce un sobrecalentamiento del motor. Los arranques frecuentes, con el correspondiente pico de corriente, y un flujo de reducido de los gases de aspiración dan lugar a un recalentamiento del motor que puede acabar quemando el motor.

    Para evitar que esto suceda es recomendable instalar algún tipo de temporizador para limitar los arranques del compresor.

Quema localizada

Las causas más frecuentes que provocan Quema localizada:

  • Quema localizada

    Cuando ocurre una rotura mecánica, pude ocurrir que algunas de las partes metálicas se alojen en el bobinado del motor causando daños al aislamiento del motor.  Esta perdida del aislamiento puede ocasionar un cortocircuito entre las espiras. El calor de este cortocircuito puede quemar el aislamiento de las espiras de alrededor, lo que puede terminar en un cortocircuito de fase o de fase-tierra.

    Una quema en un punto también puede ser causada por un esfuerzo en el motor.

Para filtrar los artículos de ayuda, selecciona la palabra clave que mejor describe tu problema.
Mostrando temas de ayuda relacionados con:

¿No ves tu pregunta o necesitas más ayuda? Contacta con el soporte técnico de AREA